Gacetilla | Libros

Racismo, Sputnik y jazz
septiembre 16, 2020 La Bola

 

Racismo, Sputnik y jazz

¿Qué relación guardan los conceptos: racismo, Guerra Fría, jazz, Sputnik y armonía? Para contestar esta pregunta será preciso traer al escenario a Duke Ellington. En 1957, en pleno desarrollo de la Guerra Fría, el famoso músico de jazz estadounidense escribió un breve texto donde reflexionaba sobre un tema por demás delicado para la sociedad de los Estados Unidos: el racismo. Esto con pretexto del lanzamiento del primer satélite ruso en la llamada “Carrera por el espacio”. En su escrito titulado “The Race for Space” (supongo podría entenderse como un juego de palabras) Ellington expone, desde su interpretación como músico, el por qué Rusia tomó la delantera en esta carrera al poner en órbita al satélite Sputnik I. Aunque en un principio se podría cuestionar la explicación de un jazzista sobre un tema que no le compete directamente, el músico deja en claro que él como cualquier otro estadounidense puede opinar de lo que acontece. No obstante, el verdadero justificante de esta columna es traer a debate el racismo que imperaba –y aún continua– en los Estados Unidos. En septiembre de 1957 sucedió un evento trascendental para el Movimiento por los derechos civiles en dicha nación. La Suprema Corte había declarado la inconstitucionalidad de la segregación en las escuelas públicas, por lo que en Little Rock, Arkansas, un grupo de jóvenes afroamericanos asistieron a la preparatoria del condado, sin embargo, fueron detenidos por la policía, pues el gobernador había desafiado la orden de la Corte para combatir la segregación. Un mes después Ellington escribió el texto referido, en éste denunciaba la inhabilidad de los políticos norteamericanos para poner fin a este conflicto racial y social. De modo que si los propios congresistas no eran capaces de llegar a un acuerdo en favor de las minorías y en respeto de los derechos humanos, mucho menos serían capaces de organizarse para enviar un satélite al espacio antes que los rusos. Pero, si aún el lector se preguntaba ¿cómo sopesar la opinión de un músico en este sentido? La respuesta de Ellington era simple, él aducía que si en una orquesta de jazz no importa el color de la piel para elegir a los músicos, sino la armonía que logre la orquesta, lo mismo debía ocurrir en las ciencias y en la carrera por el espacio. Para el aclamado jazzista, Estados Unidos no conseguiría superar a los rusos mientras las cuestiones raciales se impusieran, Ellington afirmaba que la armonía entre su gente, el respeto por la dignidad y “la consideración por la libertad de los hombres” y mujeres eran quienes debían marcar el compás de su país.

En cierta forma, podemos encontrar similitudes entre 1957 y el 2020 si consideramos diversos factores en común: los conflictos raciales que aún son una constante en Estados Unidos y en el mundo; Trump –como Eisenhower– no ha sabido dar soluciones inmediatas en contra del racismo y, por el contrario, ha agudizado la polarización racial entre sus gobernados; la lucha de las grandes potencias mundiales, ya no en una carrera espacial sino sanitaria; y que, una vez más, un logro científico ruso –la vacuna contra el coronavirus– ha sido reconocido bajo el nombre de Sputnik. Sin duda, el pasado siempre brinda elementos para situarnos en nuestro presente.

Para acceder a este texto u otro de la autoría del famoso jazzista, recomendamos leer el siguiente libro que recopila varios de sus artículos. Además, agregamos dos enlaces, el primero remite al libro y el segundo al artículo referido:

Ellington, Duke, Ellington: “The Race for Space” in The Duke Ellington Reader, Tucker, Mark, NY, Oxford University Press, 1993, pp. 293-296.

https://books.google.com.mx/books?id=j7HLNsjGRKcC&pg=PR3&source=gbs_selected_pages&cad=3#v=onepage&q&f=false

https://afrofuturist.sites.grinnell.edu/key-writings/ellington-duke-the-race-for-space/

Comenta con tu cuenta de Facebook