El sueño insurgente de 1810
agosto 17, 2020 La Bola

El sueño insurgente de 1810

La madrugada del 16 de septiembre del año 1810 tuvo lugar en Nueva España uno de los acontecimientos que marcaron un antes y un después en nuestra historia. Aquel día el cura Miguel Hidalgo y Costilla llamó al pueblo del Bajío novohispano a luchar contra el orden colonial establecido. Así inició un proceso revolucionario que se consumó diez años después, en 1821.

La lucha que emprendió Miguel Hidalgo tenía el propósito de lograr la independencia de Nueva España, es decir, crear un estado soberano con un “Congreso que se componga de representantes de todas las ciudades, villas y lugares de este reino que, teniendo el objetivo principal de mantener nuestra santa religión, dicte leyes suaves, benéficas y acomodadas a las circunstancias de cada pueblo”.

El llamado de Hidalgo a luchar por la independencia y en contra del orden colonial establecido por España fue exitoso. Pronto, el ejército insurgente sumó cerca de cien mil personas, la mayoría perteneciente a los sectores más desposeídos de la sociedad: indios y castas, principalmente.

Grito de Dolores (detalle), siglo XIX, óleo sobre tela, Museo Histórico Casa de Hidalgo, Secretaría de Cultura-INAH.

La insurrección se propagó por diferentes regiones del territorio virreinal, por lo que las autoridades coloniales dieron una respuesta rápida. Se formó así una coalición realista integrada por la élite novohispana: la Iglesia, los comerciantes y el gobierno virreinal, que combatió, junto con el gobierno de las Cortes de Cádiz, la lucha por la Independencia.

Gracias a la abundante documentación conservada en el Archivo General de la Nación, los historiadores han podido delinear un perfil social de los insurrectos. Se ha dicho que quienes se unieron a Hidalgo eran gente de campo, en su mayoría indios del alrededor de 30 años con familia hecha. Hay que recordar que para la época la esperanza de vida era de 35 años, aproximadamente.

Las miles de personas que conformaron la bola de la insurgencia tomaron una decisión consciente y bien meditada antes de unirse al ejército revolucionario y arriesgar su vida en la guerra. Ellas lucharon por construir un estado independiente y una sociedad sin privilegios en la que no existiera la desigualdad social imperante en el antiguo régimen.

Para saber más

Gómez Álvarez, Cristina, “El liberalismo en la insurgencia novohispana: de la monarquía constitucional a la república, 1810-1814” en Secuencia, número 89, mayo agosto de 2014, p. 9-26. Disponible aquí.

Granados, Luis Fernando, En el espejo haitiano. Los indios del Bajío y el colapso del orden colonial en América Latina, México, Ediciones Era, 2016.

Herrejón Peredo, Carlos, “Versiones del grito de Dolores y algo más” en 20/10. Memoria de las Revoluciones en México, número 5, otoño de 2009, p. 39-53.

Van Young, Eric, La otra rebelión. La lucha por la Independencia de México, 1810-1821, traducción de Rossana Reyes Vega, México, Fondo de Cultura Económica, 2006. (Colección Historia).

Comenta con tu cuenta de Facebook