Zapata y Mexican fusca
octubre 16, 2019 La Bola

Zapata y Mexican Fusca. La fusión de la historia y el rap

Por Mariana Rodríguez Gutiérrez

Solemos olvidar la antiquísima relación que existe entre la música y la historia, basta recordar a los juglares, las canciones de gesta, la ópera, y un sin fin de ejemplos representativos de la unión entre el arte y los hechos más destacados del acontecer humano. Invito al lector a dejar de lado la consideración tradicional que se centra en la narrativa de contenido histórico siempre sujeta al formato del libro. Cuando deseamos saber o aprender de historia lo asociamos a la lectura de un impreso, la visita de un museo, edificio o monumento y tal vez con una película. Sin embargo, existen otras formas de acercarse al pasado más allá del texto impreso o del discurso edificado. El objetivo de este breve artículo es reflexionar sobre una combinación menos común que las señaladas anteriormente pero sumamente eficaz para la difusión del conocimiento histórico. Mexican Fusca –un grupo regiomontano de rap– es un ejemplo contemporáneo para abordar la fusión entre la música y la historia.

En la década de los 90 la migración de jóvenes hacia Estados Unidos en busca del llamado “sueño americano” y su posterior regreso, ya fuera definitivo o transitorio, a su lugar de origen propició el desarrollo del movimiento underground del hip hop en el norte de México. El hip hop es una corriente musical que nació en los barrios de Harlem y el Bronx, en la ciudad de Nueva York alrededor de la década de los 70. Particularmente fueron el rap underground y el chicano rap los que encontraron eco entre los jóvenes de Nuevo León. En este contexto nació Mexican Fusca.

Este grupo integrado por Fer, Fusca y posteriormente Sally, grabó su primer álbum de estudio en 1998. Continuaron con sus esfuerzos en la escena musical regiomontana durante la primera década del nuevo milenio con “SubteRapneo”, producto que no fue distribuido de manera comercial sino clandestina. En el 2008 lanzaron un nuevo proyecto llamado Semper Ascendes, al cual siguieron Regios-Mexicas (2010), con la incorporación de Sally –voz femenina– y en el que mezclaron español, inglés y náhuatl; y Renacer Azteca (2012), en el cual se encuentra el tema que analizaremos más adelante. Mexican Fusca define sus canciones como “temas de vanguardia” entre los que se encuentran “el crimen organizado, el multiculturalismo, la prisión, los conflictos bélicos, el amor helenístico, la cultura prehispánica, el capitalismo estadounidense, el orgullo de ser mexicano con un amplio conocimiento histórico, el Bicentenario de la Independencia y el Centenario de la Revolución”.

Erik Mejía Serrano, “Mexican Fusca Familia”,tomada de Erik Mejía Rosas, “Impacto de la guerra del narcotráfico en el rap de Monterrey. El caso de Mexican Fusca”, en Revista nuestrAmérica, vol. 4, núm. 8, julio de 2016, pp. 55-66. Disponible en: http://www.revistanuestramerica.cl/ojs/index.php/nuestramerica/article/view/33

¿Cómo es que estos exponentes del rap están vinculados con la historia?, de acuerdo con su página en facebook –@mexicanfuscafamilia–: “por medio del rap, representamos las raíces del pueblo mexicano: aztecas, insurgentes, reformadores y revolucionarios”. En su último álbum Renacer Azteca, además de los temas referentes a la “guerra contra el narcotráfico” declarada por el gobierno de Calderón y sus implicaciones en Nuevo León, el grupo incluyó tres temas sobre el pasado nacional: La Maldición de la Malinche, Pancho Villa y Emiliano Zapata.

Mexican Fusca, «Emiliano Zapata». Toca la imagen para reproducir el video

En su canción titulada Emiliano Zapata, con duración de poco más de tres minutos, el grupo aborda tópicos como la migración ilegal, la explotación laboral de los mexicanos que trabajan para empresas estadounidenses, la corrupción del gobierno, las promesas de los políticos en tiempos electorales, la desigualdad social y, por supuesto, la revolución campesina encabezada por el Caudillo del Sur. Al escuchar la letra de la canción, queda claro que el grupo presenta a este personaje histórico como un símbolo de la lucha del mexicano por lograr su reivindicación social y política, por esta razón en el coro podemos escuchar los dos legendarios lemas de este líder militar que hicieron del movimiento zapatista una lucha que trascendió a su tiempo y región:

Emiliano Zapata, soldado que no raja

la tierra pertenece al campesino que trabaja

Emiliano Zapata, soldado mexicano

prefiero morir de pie que vivir arrodillado

 

No cabe duda que la figura de Emiliano Zapata ha sido un medio para levantar la voz en contra de la desigualdad y opresión económica que aqueja a la sociedad mexicana, en particular –aunque no exclusivamente– aquella que impera en los barrios pobres de Guadalupe, Nuevo León. Así, la lucha de los zapatistas no se detuvo en las décadas en las que se desarrolló la Revolución Mexicana, ni murió con el asesinato de su dirigente. El movimiento que generó y lideró Emiliano Zapata se ha adaptado según las necesidades sociales de los grupos que enarbolan su bandera ideológica. De tal forma, retomar a Zapata significa volver a poner en el debate las prerrogativas que no se han conseguido o se han logrado a medias. Que en nuestros días el Caudillo del Sur sea considerado como una figura central, no sólo en la lucha agraria y los derechos de los trabajadores de la tierra, sino en temas como los inmigrantes, en contra del imperialismo o a favor de los derechos humanos de las comunidades más vulnerables, indica la urgente necesidad de prestar atención a las demandas sociales que han prevalecido por décadas y que lejos de resolverse se han agudizado. Por tal motivo, Mexican Fusca al recordarlo, ya sea como un sujeto histórico, convertido en leyenda o en mito, recupera la lucha que inició el revolucionario y confirma que ésta sigue estando vigente. En su canción escuchamos:

la guerra sigue viva mientras quede un mexicano

que rompa las cadenas y libere a sus hermanos

alguien como Zapata, portavoz del marginado

que deje su herramienta y se convierta en soldado

date cuenta que tú eres el que puede hacer el cambio

porque en cada iniciativa hay un revolucionario

Póster de un evento musical realizado en el Edo. de Méxicom donde participó Mexican Fusca. Tomado de la página del grupo en Facebook, disponible en: https://www.facebook.com/mexicanfuscafamilia/photos/a.416784311052/10154405272261053/?type=3&theater 

No hay duda que la imagen de Zapata y su actuar como jefe del Ejército Libertador del Sur durante la Revolución Mexicana se ha convertido en un referente para los mexicanos, desde entonces su movimiento ha sido recuperado y adaptado a las circunstancias sociales por múltiples personas y numerosos motivos.

Invito a los lectores de La Bola a escuchar no sólo la canción aquí comentada sino la diversidad de temas y contenidos que ofrecen los raperos Fer, Fusca y Sally, con títulos sobre la historia de México como “El Grito del Bicentenario”, “La Noche Triste” a través de sus redes sociales:

Facebook: @mexicanfuscafamilia

Twitter: @mexicanfusca

Instagram: @mexicanfusca

Soundcloud: mexica_fusca

Finalmente, y no menos importante, es fundamental destacar que el interés de este grupo por la historia no es casual, uno de sus integrantes, Erik Mejía Rosas, además de ser músico y rapero, es un historiador profesional. Realizó la Licenciatura en Historia y Estudios de Humanidades en la Universidad Autónoma de Nuevo León. Actualmente estudia la Maestría en Antropología social en el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS) Noreste. Es colaborador del proyecto “Muerte y resurrección en la frontera. Procesos regionales de construcción de la cultura en el noreste de México y sur de Texas: los casos del hip hop y la música norteña” (SEP-Conacyt, No. 243073). Trabaja en la Fototeca de Nuevo León, adscrita a CONARTE, y en la catalogación del Fondo Fundidora y el Willem Breen Murray. Fusca Mejía, como se hace llamar Erik, ha escrito textos muy interesantes sobre el desarrollo del hip hop en Monterrey y el impacto del narcotráfico en la música regiomontana. Un ejemplo más que evidencia la necesidad de salir del marco desde el que tradicionalmente se hace y se escribe historia. En uno de los versos de la canción Emiliano Zapata podemos escuchar: “por los hombres olvidados, las mujeres y los niños que no han sido recordados”, uno de los principales objetivos de esta revista y de iniciativas como la de Mexican Fusca.

Para concluir, Mexican Fusca confirma la destacada e innovadora labor de los músicos del norte del país en los distintos géneros del panorama musical mexicano. Este grupo en particular representa un llamado a la difusión del conocimiento histórico por medios alternativos, y apela a la formación de una conciencia histórica, aunque es preciso enfatizar que se basan en una historia nacionalista, visión que determina el sentido de sus letras con respecto al pasado pero que no resta valor a su iniciativa. Y sobre todo, es un proyecto destacado porque obliga a quienes estamos tan inmersos en lo que sucede en el centro de México, a darnos cuenta de la heterogeneidad del país, de la necesidad de voltear a otras regiones, de conocer nuestra historia en diferentes latitudes y de comprender la basta complejidad de la realidad mexicana.

Ficha técnica

Título: Emiliano Zapata

Artista: Mexican Fusca

Álbum: Renacer Azteca

Fecha de publicación: 2012

Duración: 3:48

Género: Rap

Para saber más

Ávila, Felipe y Pedro Salmerón. Tierra y libertad. Breve historia del Zapatismo, México, Crítica, 2018.

Mejía Rosas, Erik, “Etapas del hip hop en Monterrey”, en Revista Levadura, 20 de noviembre de 2017. Disponible en: http://revistalevadura.mx/2017/11/20/etapas-del-hip-hop-en-monterrey/#

Mejía Rosas, Erik, “Impacto de la guerra del narcotráfico en el rap de Monterrey. El caso de Mexican Fusca”, en Revista nuestrAmérica, vol. 4, núm. 8, julio de 2016, pp. 55-66. Disponible en: http://www.revistanuestramerica.cl/ojs/index.php/nuestramerica/article/view/33