El ocaso de los mexicas
agosto 18, 2019 La Bola

El ocaso de los mexicas. La conquista de México-Tenochtitlan

Las conquistas de las grandes ciudades han tenido mucha relevancia, pues con ellas se marcan cambios profundos para diversos grupos humanos. Así, la toma de Roma en el año de 476 por parte de tribus germánicas, o bien la caída de Constantinopla a manos de los otomanos en 1453, continúan siendo recordadas. Lo mismo sucede con la derrota de la principal ciudad mesoamericana, México-Tenochtitlan, sucedida un 13 de agosto de 1521.

Los españoles, llegados en 1519, pretendían someter al dominio de los reyes castellanos a todos los señores indígenas y obtener beneficios por sus hazañas de conquista. Sin embargo, el descalabro que sufrieron en la Noche Triste, un 30 de junio de 1519, provocó que tuvieran que replantearse su estrategia. Refugiados en Tlaxcala, los españoles comenzaron a reorganizarse entre julio de 1520 y abril de 1521. Sin esperarlo, reclutaron algunos soldados que provenían de Cuba y La Española. Simultáneamente, Hernán Cortés ordenó la construcción de 13 embarcaciones de guerra (bergantines) para atacar por vía marítima a los mexicas. También realizaron expediciones de reconocimiento para tener información sobre todas las entradas a la ciudad, su abasto, etcétera.

Hacia diciembre de 1520, los conquistadores comenzaron a hacer incursiones a distintas ciudades que circundaban Tenochtitlan: Chalco, Iztapalapa, Oaxtepec, Yecapixtla, Coyoacán, Azcapotzalco, Tenayuca, Tacuba, Texcoco, Xochimilco… Hubo varias batallas y agresiones a lo largo de este proceso. En algunas ocasiones, lograron convencer de forma pacífica a poblaciones de que se les unieran en contra de los mexicas, pero fue común que les hicieran primero guerra y después lograran el apoyo de estas ciudades.

Fragmento del Lienzo de Tlaxcala que representa la batalla de Meztitlán, Es de interés que muestre a los españoles con sus aliados indígenas. Imagen tomada de: https://en.wikipedia.org/wiki/Fall_of_Tenochtitlan#/media/File:Battle_Spanish_Otomies_Metztitlan.jpg

Debido a que la mayoría de las fuentes de información de las que disponemos son españolas, poco sabemos de los preparativos que los mexicas hicieron al tiempo que Cortés organizaba su asedio. Hasta donde tenemos noticia, los gobernantes, Cuitláhuac primero, y después Cuauhtémoc, mandaron representantes a diversas ciudades para pedir apoyo en contra de Cortés y sus amigos; a cambio, los mexicas se comprometían a condonar parcial o totalmente la tributación que debía pagar cada una de dichas poblaciones. Además, fortificaron la ciudad, se hicieron de provisiones y cortaron varios caminos.

Los españoles, a fines de abril de 1521, se establecieron en Texcoco, ciudad que habían encontrado abandonada. Allí armaron los bergantines y establecieron su centro de operaciones para el asedio de la ciudad. Según cálculos de José Luis Martínez, los españoles llegaron a ser 900, mientras que los indígenas aliados alcanzaron un total de 150 mil, compuestos por tlaxcaltecas mayoritariamente, cholultecas, huejotzingas, chalcas, texcocanos y xochimilcas, quienes se iban integrando poco a poco.

En los últimos días de mayo, los conquistadores cortaron el acueducto de Chapultepec que suministraba agua potable a la ciudad. Los enemigos de Tenochtitlan atacaron por agua y por tierra varias calzadas simultáneamente. Poco a poco lograron tomar fuertes y palacios de la ciudad. Mientras avanzaban, iban quemando y destruyendo edificios. La mayoría de las victorias diarias era para Cortés y sus amigos indígenas, aunque hubo algunos triunfos para los mexicanos: en un intento por entrar a la ciudad de Tlatelolco, varios comandantes españoles perecieron y Cortés fue herido en una pierna. Justamente, el último reducto de los mexicas fue Tlatelolco, el cual logró ser penetrado a principios de agosto.

Finalmente, el 13 de agosto de 1521, los españoles capturaron a los señores de la “Triple Alianza”, a Cuauhtémoc, Coanacochtzin (Texcoco) y Tetlepanquetzaltzin (Tacuba), quienes huían en unas barcas. Con esta acción terminó el sitio de la ciudad lacustre. Debe quedar claro que la famosa conquista en realidad la lograron los indios enemigos de México-Tenochtitlan. Ellos fueron los principales combatientes, además de haber sido la mano de obra y transporte principal. Sin ellos, nada hubieran logrado un puñado de españoles. Estos últimos, sin embargo, fueron los estrategas y líderes –o al menos clamaron serlo–. Asimismo, no debe de olvidarse que la falta de víveres y la gran epidemia de viruela, de la cual fue víctima el tlatoani Cuitláhuac, fueron relevantes para la conquista.

Las descripciones de los propios españoles, como del soldado Bernal Díaz del Castillo, son devastadoras: pilas de cadáveres en las calzadas, niños y mujeres muertos, personas enfermas, sedientas y hambrientas, sin casas. Tal como versa una placa en la Plaza de las Tres Culturas, esta fecha “no fue triunfo ni derrota, fue el doloroso nacimiento del pueblo mestizo que hoy es México”.

Anónimo, La Conquista de Tenochtitlan, siglo XVII. Imagen tomada de: https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/2/25/The_Conquest_of_Tenochtitlan.jpg

Para saber más

Díaz del Castillo, Bernal, Historia verdadera de la conquista de México, México, Porrúa, 2011. (Sepan cuantos…11)

Martínez, José Luis Hernán Cortés, México, Fondo de Cultura Económica, 2010. (Breviarios, 519).

Restall, Matthew, Los siete mitos de la conquista española, trad. de Marta Pino Moreno, Barcelona, Paidós, 2004.