85 años de editar libros para todos
agosto 17, 2019 La Bola

85 años de editar libros para todos

Aunque en su inicio, en 1934, el Fondo de Cultura Económica se planteó un mercado muy específico, esto es, el lector universitario de economía, su éxito dependió de la diversificación de su línea editorial a las demás ciencias sociales, a la literatura, a las humanidades y a la ciencia. A lo largo de sus 85 años de historia, el Fondo de Cultura Económica ha publicado poco más de las 10 mil obras. Entre sus publicaciones, destacan las colecciones Breviarios y Colección Popular, creadas en 1941 y 1945 respectivamente. Gracias a éstas, el Fondo logró llegar a más lectores y rebasar así las aulas universitarias, pues su objetivo fue ofrecer textos breves y baratos en un formato pequeño y sencillo para facilitar su trasporte

 

Oficinas de la primera sede del Fondo de Cultura Económica, ubicada en la calle Pánuco 63. Hermanos Mayo, Ca. 1940. Archivo fotográfico FCE. Imagen tomada de: http://www.wikimexico.com/articulo/daniel-cosio-villegas-en-10-datos

 

El 3 de septiembre de 1934 se fundó el Fondo de Cultura Económica ideado por el periodista e historiador Daniel Cosío Villegas. Para lograr este cometido, parte del financiamiento para la producción de libros provino del gobierno de México. A 85 años de su creación, es una de las empresas editoriales más importantes en habla hispana, pues cuenta con 10 filiales fuera del país. Se pueden encontrar sus librerías en Europa, específicamente en España y en Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Estados Unidos, Guatemala, Perú y Venezuela –lo que evidencia su importancia para el continente americano.

 

En sus primeras décadas de existencia, los libros de historia fueron los más publicados por el Fondo. Aunque una característica de la editorial es la publicación de textos traducidos, no descuidó la difusión de los mejores autores mexicanos.  Ejemplo de ello fue la publicación de la Breve historia de la guerra con Estados Unidos de José C. Valadés, en 1947.

 

El aniversario de una empresa editorial de este calibre representa un momento excepcional para reconocer la actividad profesional desempeñada por los traductores y editores: trabajo fundamental que la mayoría de las veces es considerado menor y marginal y por ello mal pagado. En 1946, Antonio Alatorre, uno de los traductores más apasionados del Fondo y reconocido por la pulcritud y cuidado de su trabajo, fue responsable de la edición de Aristóteles de Jaeger traducido por José Gaos, su excelente trabajo mereció que por primera vez apareciera el crédito correspondiente en el colofón del libro, anteriormente el “cuidado de la edición” recaía automáticamente en el director de la empresa.

Para saber más

Díaz Arciniega, Víctor, “Oficio y beneficio: traductores y editores en el FCE” en  Relaciones, Vol. XIV, núm. 56, 1993, p 75-121. Disponible en: https://www.colmich.edu.mx/relaciones25/files/revistas/056/VictorDiazArciniega.pdf

Herrera Zamorano, Luis Mariano, La producción de libros e México a través de cuatro editoriales (1933-1950), tesis de maestría en historia, UNAM/Facultad de Filosofía y Letras, 2014. Disponible en: http://132.248.9.195/ptd2014/junio/0714291/Index.html

“Historia”; “¿Quiénes somos?”, Fondo de Cultura Económica. Sitio Web, formato HTML. Disponible en: https://www.fondodeculturaeconomica.com/Historia.aspx