Skip to content Skip to footer

Imágenes de la vida homosexual de mediados del siglo XX se presentan en el foro cultural de la librería Somos Voces. Se trata de la muestra Confidencias. Si perdiera el arcoíris su belleza, una selección de fotografías nunca antes vistas que retratan la fiesta nocturna entre amigos, amores y al calor de las copas. Las fotografías provienen del acervo del coleccionista Gabriel Barajas, quien hace poco las adquirió a un particular en películas de negativos. Después de un cuidadoso examen, Maai Ortiz, gestor cultural y coordinador del foro, escogió las que visualmente tienen una gran carga emotiva. Así podemos apreciar una veintena de escenas donde el afecto sexodiverso se muestra sin tapujos con abrazos, besos y apapachos.

Según se registra en las anotaciones de los negativos, estos importantes testimonios gráficos datan de 1953. Año en que se intensificaron las campañas de moralización promovidas por la Iglesia, luego de efectuarse un congreso de todas las agrupaciones católicas del país para procurar que las costumbres de los ciudadanos fueran “rectas y honorables”. En concordancia con el poder religioso, el regente del Distrito Federal, Ernesto P. Uruchurtu, lanzó su propia campaña de moralización y control social para combatir la criminalidad juvenil. Así se restringió el horario de cantinas, salones de baile y centros nocturnos, al tiempo de que se efectuaban redadas policiales con uso de fuerza y violencia.

Entonces era común encontrar en la nota roja fotografías de homosexuales que una noche antes habían sido detenidos por “faltas a la moral”, protagonizar escándalos públicos o por supuestamente corromper a menores de edad. El periódico Alarma, por ejemplo, publicó numerosas imágenes de mujeres trans con encabezados sensacionalistas y peyorativos. Actualmente son muy conocidas esas fotografías gracias a que en el año 2014 la historiadora Susana Vargas las compiló en su libro Mujercitos.

Desafortunadamente son escasos los testimonios gráficos de la homosexualidad fuera de un contexto criminal. Por eso son importantes las fotografías que se presentan en Confidencias, pues nos muestran cómo gozaban, se divertían y pasaban la noche los homosexuales de medidos del siglo pasado. A pesar de la represión, ellos trataban de ser y de vivir en los contados lugares nocturnos de la ciudad, en donde seguramente las sinfonolas reproducían –aunque a bajo volumen, como dice el letrero que aparece en una fotografía– la canción Piel Canela de Bobby Capó, que se había vuelto ampliamente popular en ese año.

Fotografía: cortesía Librería Somos Voces.

Confidencias. Si perdiera el arcoíris su belleza es una exposición que presenta una cara de la homosexualidad poco conocida, donde la celebración de la diversidad es gesticulada ante una sociedad moralmente cegada. No te la pierdas de lunes a sábado de 13:00 a 20:00 horas en la librería Somos Voces, ubicada en calle Niza, número 23 en Zona Rosa. Te recomendamos también disfrutar durante tu visita de un café y revisar su oferta cultural y editorial especializa en temas de género, feminismos, diversidad sexual, derechos humanos y masculinidades.