El gobierno constitucional anuncia el programa de la Reforma

El gobierno constitucional anuncia el programa de la Reforma
junio 20, 2019 La Bola

«…hoy, que el bando rebelde ha desafiado descaradamente a la nación, negándole hasta el derecho de mejorar su situación; hoy, que ese mismo bando, dejándose guiar únicamente por sus instintos salvajes, para conservar los errores y abusos en que tiene fincado su patrimonio, ha atropellado los más sagrados derechos de los ciudadanos, sofocando toda discusión sobre los intereses públicos, y calumniando vilmente las intenciones de todos los hombres que no se prestan a acatar su brutal dominación […] y que con un insolente menosprecio de los graves males que su obstinación está causando a la sociedad, parece resuelto a continuar su carrera de crímenes y de maldades; el gobierno legal de la república, lo mismo que la numerosa mayoría de los ciudadanos cuyas ideas representa, no pueden sino ganar en exponer claramente a la faz del mundo entero, cuáles son sus miras y tendencias.»

Enérgico e incendiario: así anunció el gobierno constitucional sus medidas reformistas. El 7 de julio de 1859, Benito Juárez, Melchor Ocampo, Miguel Lerdo de Tejada y Manuel Ruíz, concretaron las acciones que tomaría su administración para hacer frente a la oposición del partido conservador, las cuales al mismo tiempo intentaban afianzar la “reforma social” emprendida con la Constitución de 1857. La guerra civil comenzada a raíz del levantamiento en Tacubaya a finales de 1857, desatada por la renuencia de los conservadores —o el ‘bando rebelde’, al que hace alusión el Manifiesto— sobre aceptar los preceptos constitucionales, habían sumido al país en un nuevo periodo de inestabilidad política y económica que terminó por afectar a ambas facciones. Ante la apremiante situación, el gobierno juarista emplazado en el puerto de Veracruz se impuso “el imprescindible deber de conservar el orden legal en casos como el presente”.

Para recobrar ese orden, el gobierno constitucional planteó reforzar su adhesión a la Constitución de 1857, y sobre todo, extender sus disposiciones legislativas a un proyecto más radical. El Manifiesto que se firmó el 7 de julio de 1859, enfatizó que su primer objetivo era “poner un término definitivo a esta guerra sangrienta y fratricida que una parte del clero está fomentando hace tanto tiempo en la nación, sólo para conservar los intereses y prerrogativas que heredó del sistema colonial”. Asimismo, se establecieron seis puntos de acción para desarmar los abusos, riquezas e influencia que el clero amasó a través de su “funesto dominio”. Las ideas se concentraron en la “perfecta independencia” de los negocios del Estado y los eclesiásticos, junto con colocar los sacramentos y otros servicios religiosos como un convenio entre particulares; en declarar los bienes administrados por la Iglesia propiedad de la nación; y la supresión de corporaciones, cofradías y asociaciones religiosas manejadas por el clero. En sintonía, estas medidas eran una mayor ampliación al programa reformista visto a través de la ‘ley Juárez’ (1855) y la ‘ley Lerdo’ (1856). Tras la publicación del Manifiesto, se generaron diversas normativas como la Ley de Nacionalización de bienes eclesiásticos (12 de julio), la Ley del matrimonio civil (23 de julio), la Ley Orgánica del Registro Civil (28 de julio) y la Ley de Secularización de los cementerios (31 de julio). Subsecuentemente el 11 de agosto el gobierno juarista declaró los días festivos oficiales y prohibió a los funcionarios asistir a las celebraciones eclesiásticas. Finalmente, la coda de estas medidas desembocó en la Ley de Libertad de Cultos (4 de diciembre de 1860).

Benito Juárez. Detalle. Archivo General de la Nación.

El 7 de julio de 1859 guarda varios significados para el devenir político, social y cultural de México. En primer lugar puede concebirse como la acción más amplia y acabada que modificó la relación Iglesia-Estado, al adjudicarse este último la propiedad de inmuebles como bienes de la nación; en poder incidir y legalizar cuestiones vitales como el nacimiento, el matrimonio o la muerte; en atraer para sí el ejercicio pleno de la administración de justicia; e incluso en aspectos de la vida cotidiana como la libertad de elección religiosa o las celebraciones públicas. Por otra parte, el Manifiesto expedido por el gobierno constitucional es una reacción en torno al complejo y delicado proceso de secularización o laicización en el que diversos países, especialmente en Latinoamérica, se encaminaron en distintos momentos del siglo XIX. Finalmente, representa un episodio dentro de los procesos políticos del pasado de México como nación independiente, mismos que tienen estrecha vinculación con el panorama mundial, pues al “exponer claramente a la faz del mundo entero, cuáles son sus miras y tendencias”, se evidenció la necesidad del gobierno liberal por dejar en claro su proyecto de utilizar los bienes eclesiásticos —por supuesto, en perjuicio de los conservadores—, como garantía pago a los acreedores de otras naciones, es decir, de una estrategia local involucrada en el complicado juego político de las potencias extranjeras a nivel internacional.

Benito Juárez y las leyes de reforma. Periódico La Orquesta, 1873. Detalle.

Para saber más:

Aspectos diversos sobre el proceso de la Guerra de Reforma: Brian Connaughton, Celia del Palacio Montiel (coords.), México durante la guerra de reforma, 2 vols., Xalapa, Universidad Veracruzana, 2011; Rubén Ruíz Guerra (coord.), Miradas a la reforma, México, Universidad Nacional Autónoma de México, 2011, 242 p.Constitución de 1857. Con sus Adiciones y Reformas hasta 1901, México, Cámara de Diputados. En línea, formato PDF, disponible en internet: http://www.diputados.gob.mx/biblioteca/bibdig/const_mex/const_1857.pdf

Manifiesto del Gobierno Constitucional a la Nación en la Parte Relativa al Programa de la Reforma. Julio 7, 1859, México, Universidad Nacional Autónoma de México/Museo de las Constituciones, En línea, formato PDF, disponible en internet: http://museodelasconstituciones.unam.mx/1917/wp-content/uploads/1859/07/7-julio-1859-Manifiesto-del-Gobierno-Constitucional-a-la-Nación-.pdf

Para un panorama general de las acciones reformistas y la Guerra de Reforma en México: Andrés Lira, Anne Staples, “Del desastre a la reconstrucción republicana, 1848-1876”, en Erik Velásquez García, et. al., Nueva historia general de México, México El Colegio de México, 2010, p. 443-486.

Secularización en el siglo XIX en Latinoamérica y el mundo: John Lynch, “La formación de estados nuevos”, en Manuel Lucena Samoral (coord.), Historia de Iberoamérica, tomo III. Historia contemporánea, Madrid, Cátedra, 1998, p. 131-247; José Casanova, “Reconsiderar la secularización: una perspectiva comparada mundial”, Revista Académica de Relaciones Internacionales, México, Universidad Autónoma Metropolitana, núm. 7, noviembre 2007, p. 1-20. En línea, formato PDF, disponible en internet: https://repositorio.uam.es/bitstream/handle/10486/678436/RI_7_5.pdf?sequence=1&isAllowed=y

 

*Las citas y las paráfrasis en el texto fueron sacadas del Manifiesto del Gobierno Constitucional antes referido.