Home No. 11

Editorial

El amor está en el aire, en la música, en el cine, en la televisión, en las revistas, en los libros y, claro está, en la historia. El ser humano no puede concebir su pasado sin la mediación de los sentidos, las emociones, los sentimientos y las pasiones, entre ellas, además del amor, también encuentra lugar la sexualidad. En este número 11, La Bola quiere acercar el estudio de la historia a dos temas que provocan un sinnúmero de caminos y perspectivas. Para ello nos preguntamos ¿cómo se han construido social y culturalmente las ideas del amor y la sexualidad? Tenemos el objetivo de analizar distintas formas de expresión que incluyan no sólo las concepciones tradicionales, sino también lo que se ha considerado transgresor o lo que contraviene a lo socialmente aceptado.

Los artículos que tanto lectoras como lectores podrán encontrar en este número les permitirán apreciar cómo ha cambiado la percepción que la sociedad tiene del amor y la sexualidad en diferentes periodos históricos, pero también les será posible estimar cuáles son aquellos valores que perviven en nuestra realidad y que continúan marcando pautas morales y sociales que atañen a los sentimientos y a las relaciones humanas. El impulso de Eros nos llevará a lo largo de la historia para analizar y gozar el amor, el sexo y todas sus implicaciones.

Los relatos de amor y sexo de este número nos llevarán desde las falsas promesas de amor y matrimonio de hombres a mujeres en el siglo XVIII, a las relaciones ilícitas y pasiones perversas desarrolladas en dos novelas anticlericales de la Ilustración. Entenderemos cómo las mujeres decimonónicas, por medio de la moda, transformaron los valores de recato y pudor. De aquí, daremos paso al siglo de la revolución sexual donde las manifestaciones amorosas y las prácticas sexuales encontrarán nuevas formas y se buscará ejercer libremente la sexualidad. Por otra parte, la irrupción del cine representará un escaparate sin igual para las múltiples expresiones del amor y la atracción sensual en la vida cotidiana de los mexicanos. Llegaremos a la década de los ochenta cuando se populariza el uso del condón incitando a la sociedad mexicana que se debate entre la apertura sexual y una conservadora postura moral. Finalmente, en la sección de contrapunto, analizaremos por qué el color rojo se asocia al más irresistible de los impulsos.

Contrapunto

Los colores han acompañado a los seres humanos desde su origen, quienes a través del tiempo les han otorgado importantes simbolismos que perduran hasta nuestros días. Grandes eventos son asociados con tonos específicos, y múltiples actores de la historia como la Iglesia, la política, la ciencia, etc., los han empleado para transmitir de una forma efectiva sus mensajes, haciendo que permanezcan en la memoria colectiva.

El rojo se ha asociado durante mucho tiempo a diversas causas, movimientos políticos y sociales, marcas, etc., pero son las pasiones humanas las más ligadas con dicho tono, de entre todas, el amor es la que guarda el vínculo más estrecho. Claro ejemplo es que cuando intentamos expresar el amor visualmente, resulta muy común que el rojo se convierta en protagonista de las composiciones más bellas. ¿Por qué será que el matiz de la sangre está tan relacionado con el más irresistible de todos los impulsos? ¿Qué tiene el «color del fuego» que lo hace tan seductor y tan recurrente al tratar de expresar dicho afecto? En este texto se explicará a través de algunos ejemplos gráficos cómo es que el rojo se ha insertado en el imaginario colectivo como el color del amor.

Seguir leyendo

Multimedia