Home No. 7

Editorial

Por muchos siglos se negó la presencia de las minorías sexuales en la sociedad. No obstante, desde el origen de la humanidad han existido personas que han disentido con la norma hegemónica heteropatriarcal que no concibe otra forma de establecer relaciones sociales que las fundamentadas en la acción binaria entre los sexos. Este número que publica La Bola es un esfuerzo por hacer visible ese mundo que por mucho tiempo permaneció oculto y al margen del reconocimiento social.

Con la irrupción del movimiento de liberación homosexual en la década de los años setenta del siglo pasado, lesbianas, gays y travestis iniciaron públicamente en nuestro país la lucha por el reconocimiento de sus derechos. Aquel grupo de jóvenes tenía la esperanza de cambiar el mundo, acabar con los abusos policiacos de un sistema autoritario, luchar por la libertad sexual y reivindicar el orgullo de ser diferentes. Hoy la lucha continua y se renueva incorporando las demandas de otras orientaciones sexuales e identidades de género.

Uno de los principios que anima esta publicación es que todos tenemos una historia y por tanto hemos sido protagonistas en la construcción del mundo en el que hoy vivimos, en esa sintonía La Bola presenta en esta edición un abanico de colores y perspectivas de la historia de la disidencia sexual en nuestro país. Aborda cómo fueron caricaturizados los artistas e intelectuales del grupo de Los Contemporáneos en una época donde la homosexualidad no tenía lugar en el espacio público; cómo era analizada y diagnosticada la homosexualidad desde la perspectiva médica en la primera mitad del siglo XX;  el surgimiento del movimiento lésbico-gay en la ciudad de México; las expresiones artísticas y culturales generadas tras la aparición del VIH/sida; y la lucha de las mujeres lesbianas y de las mujeres trans por el reconocimiento de sus derechos. Este número inaugura el segundo año de La Bola, que promete ser de redoblado esfuerzo y renovación.

Contrapunto

Aquella mañana el rostro de las mujeres mostraba furia y rebeldía, impresionante era la expresión corporal que compartían: la fuerza y la energía que proyectaban en cada uno de sus movimientos. De pronto se escuchó un grito: “la revolución se hace con tacón” y de inmediato se sincronizaron el sonar de los tambores con la exigencia de esa multitud de mujeres reunidas en los pies del Monumento a la Revolución: “¡Señor, señora: No sea indiferente; se matan a las trans en la cara de la gente!”. Era la mañana del 20 de octubre de 2016.

El sentir de aquellas mujeres lo capturó magistralmente el joven fotógrafo Santy Mito. En una de las fotografías que realizó se puede ver una multitud de mujeres con carteles y mantas en mano, en primer plano destaca una aguerrida mujer encabezando la movilización al tiempo que grita desde el fondo de sus entrañas. Se trata de Kenya Cuevas, que un mes antes había presenciado el asesinato de su amiga Paola y lo había denunciado públicamente.

Continuar leyendo

Multimedia